lunes, 2 de octubre de 2017

Pesadilla Sin Fin

Desperté, me encontraba acostado sobre una cama de una plaza que rechinaba con el más mínimo movimiento, no recordaba quien era, ni qué hacía allí, mis músculos estaban amortiguados, sentía mi cuerpo cansado, lentamente levanté el rostro para observar el lugar, era una habitación oscura, no tenía ventanas, las paredes estaban peladas, y podía percibir el exceso de humedad. Decidí levantarme, empecé moviendo las piernas y luego el torso, aunque intenté hacerlo sin hacer ruido, la cama oxidada rechinó fuertemente; al lograr tocar el suelo fue mucho más sencillo hacer silencio, estaba descalzo y el piso frío, caminé hacia la única puerta que tenía al frente, cual estaba igual o peor de oxidada que la cama. A paso lento empuje la puerta que se encontraba abierta, las bisagras completamente oxidadas y deterioradas rechinaron fuertemente, pero no me importaba con tal de saber donde estaba.


Fue en ese momento que me llegó el olor más repulsivo y nauseabundo que había percibido en mi vida, no podía ver nada estaba totalmente oscuro, solo podía sentir las moscas resonando por el lugar, regresé a la habitación para llenarme de valor y salir de aquel lugar, tenía que aguantar la respiración hasta encontrar una salida, llené mis pulmones lo más que pude, salí de la habitación a paso veloz, tocando las paredes como guía de salida, no sabía hacia donde iba, y el aguantar la respiración se me agotaba, mi corazón empieza agitarse, la desesperación empezaba a jugar en mi contra, este olor indescriptible empezaba a penetrar mi nariz, una lagrima recorre mi mejilla y sin más poder grité: ¡AYUDA!


En ese mismo instante y sin poder percibir los sonidos, el nauseabundo olor entró sin piedad dentro de mí, era tan fuerte que fue instantáneo el empezar a vomitar. 
Quería morir, no tenía fuerzas, y las ganas de luchar se iban apagando, mientras sentía como expulsaba violentamente fluidos de mi estomago a través de mi boca.
Lentamente me fui acostando y colocándome en posición fetal, aferrándome a la muerte, sin entender si quiera como había ocurrido todo hasta allí.


El suelo estaba frío, podía sentir las texturas de mis residuos estomacales, ahora yo era parte del olor nauseabundo de aquel lugar, era parte de esta tétrica situación sin explicación.
Resignada a la muerte, intenté recordar mis mejores momentos de la infancia, pero en vez de ello sucedió todo lo contrario, imágenes de violencia familiar pasaban velozmente proyectadas en mi cabeza, mi miedo a vivir se intensificaba gracias a mis inseguridades continuas, imaginaba como las personas se enterarían de mi muerte y lo poco que podría llegar a importarles.
Quería morir, en serio lo quería, al principio parecía todo esto una tortura, pero finalmente era una gran salida, y fue allí cuando con los ojos cerrados pude sentir una gran luz iluminándome. 


Empecé a sentir la vibración acústica que venía acompañada de un sinnúmero de aplausos, y fue allí cuando abrí los ojos, justo en el momento exacto que se cerraba el telón, sequé mis lágrimas mientras un desconocido me ayudaba a poner de pie apresuradamente, este sujeto me miro fijamente a los ojos y con una leve sonrisa sin mostrar los dientes, me dijo: ¡Fantástica actuación!
El se marchó inmediatamente, dejándome en la mitad del escenario mientras se volvía a abrir el telón,
la gente estaba levantada, aplaudiendo con furor, escuchaba chiflidos y gritos de emoción con la mirada directa hacia mí, fue entonces cuando realicé la venia y me di el lujo de mirar sus rostros al detalle, supe que todo se trataba de una pesadilla sin fin, utilizar mi miserable vida como recurso para obtener éxito en boletería.





jueves, 1 de diciembre de 2016

Mi debilidad

La mirada más tierna
Con sonrisa sincera
Un abrazo honesto
y besos de amor verdadero.

No sé si son sus suaves rizos
Su timbre de voz
o el olor que emana
ya sea en las noches o en las mañanas.

Me encanta su espontaneidad,
sus bromas, sus locuras,
sus palabras al hablar
Me motivan a seguir
a su lado hasta el final.

Adoro verlo feliz,
amo ser su compañera
añoro verlo crecer
en sus pasiones que tanto se esmera

No es un ser humano cualquiera,
se trata de alguien de gran corazón
de un trabajador muy luchador,
a quien sigo con admiración.

Paso los días a su lado
percibiendo como el estrés le está afectando
llegando al punto de sacrificar su vida
por cumplir sus altas expectativas.

Lo admiro
Lo observo
Lo analizo...

Quisiera poder ayudarlo mucho más,
intento ser la luz de sus días de oscuridad,
me desespero al no saber como aportar
especialmente en el ámbito laboral.

Pasarán los años,
y seguirá teniendo la mirada más tierna,
Pasarán los obstáculos,
Y estaré ahí para darle fuerzas,
No permitiré que el brillo de sus ojos se apague
Porque me da fuerzas para seguir adelante,
No dejaré que deje de sonreír
Porque su alegría me hace feliz.

El es mi refugio
mi protector,
mi seguridad...

El es mi inspiración,
a quien le escribo,
a quien le canto hoy...

El es mi sueño
Mi realidad
y sin miedo a decirlo:
mi debilidad...







viernes, 9 de septiembre de 2016

Ojos de Girasol


Cada mañana
los rayos de luz acarician mi ventana
Despierto motivada
sabiendo que te veré entre semana.

Tu mirada penetrante,
El timbre de tu voz,
Tu sonrisa radiante
Y el compás de tu corazón

Todo eso y mucho más
eres tú
Mi Ojos de Girasol
Por quien desvelo
Y late mi corazón.

Suave eres
y por eso disfruto al tocarte
Adicta a ese olor que tu cuerpo emana
Cítrico, dulce, indescifrable

Déjame bañarte
O mejor aún besarte,
Exploremos nuestros cuerpos
Como obras de arte.

Una lista sin fin
de cosas por hacer junto a ti
Cada instante a tu lado
es lo que nutre mi pasado
Una aventura de nunca acabar
Probemos cosas nuevas sin que tengan final.

Tenemos mucho por hacer Ojos de Girasol,
Todas esas cosas pendientes,
tienen que suceder,
Aunque no me pertenezca tu corazón.

Sonrío cuando te pienso, recuerdo y sonrío aun más
Quiero escaparme, alejarme de todo, y junto a ti, volar.

Tenemos mucho por escribir
Dirigir
y producir

Ojos de girasol,
no te alejes de mí

Ojos de girasol,
he regresado
para ti.



domingo, 29 de noviembre de 2015

La educación

Cada sujeto es único, singular e irrepetible. Con esto quiero asegurar que para algunos la educación tradicional puede funcionar como para otros no. El conocimiento al igual que la sociedad está cambiando constantemente, pero el sistema educativo tradicional continúa con las mismas bases que hace más doscientos años ¿Cómo puede ser esto posible?.

En la educación tradicional focalizan el desarrollar ciertas áreas determinadas que se consideran relevantes, para que en un futuro las podamos utilizar a nuestro favor. No está de más recalcar que las instituciones tienen un pensum por cumplir, es propuesto por el gobierno y en su mayoría de veces encontrarás material que a lo largo de la vida nunca lo usarás, y con el paso de los años hasta se te olvidará, las propuestas de contenido son muy generalizadas, cuando en pleno siglo XXI sabemos con certeza que cada humano es único e irrepetible.

En otras palabras sirve como una herramienta para formar trabajadores para el sistema. Personalmente considero que es como un tipo de adiestramiento, una fábrica de ciudadanos obedientes, consumistas y eficientes. Donde poco a poco las personas nos convertimos en números y calificaciones, de hecho una calificación llega a definir incluso la calidad de persona que eres.
Es notorio que existe poca capacidad de responder a las necesidades individuales, ni si quiera a los docentes se les enseñan a indagar las cualidades y virtudes del estudiante, el que no aprende se queda, por ende pasará a ser menos que el resto de sus compañeros que obtuvieron sobresaliente.

Las instituciones académicas no son sinónimo de educación, porque educación es donde todo el aprendizaje sucede. Por ende soy muy partícipe de la educación informal, del aprender haciendo, y de sacarle provecho absoluto a toda la información que poseemos con la facilidad del internet.
La tecnología es nuestro aliado, podemos ahorrar tiempo y reforzarnos en lo que personalmente nos apasiona y somos buenos. Hay que recordar que cada ser humano es un mundo diferente, con virtudes, destrezas, defectos y emociones muy diversas, es por eso que considero que la educación tradicional debería ser más personalizada, para así sacar lo mejor de cada uno de nosotros sin necesidad de premios y castigos, que sólo crea desigualdad y ganas de competir.
Todo el mundo habla de la paz pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y la competencia es el principio de cualquier guerra.


lunes, 19 de octubre de 2015

Llueve en mi mente

La lluvia mojaba mi rostro,
Era de noche y las luces de la ciudad alumbraban mi camino,
Hacía frío,
Mi cabello empapado derramaba grandes gotas a lo largo del trayecto,
Hace mucho que mi vida había perdido sentido,
Caminar por caminar, en las calles de esta gran ciudad.
La melodía de la guitarra que nos acompañó aquella noche
Sonaba en mi cabeza una y otra vez,
De cierta manera mantenía mi cuerpo tibio,
Recordando lo delicioso que es sentir tu piel.


Eres a quien quiero ver al salir del aguacero,
Esa persona que ilumina mis más oscuros universos.
Acurrucarme en tu pecho para sentirte respirar,
Es mi mejor medicina para poderme relajar.


Pero la lluvia empezó a empeorar,
No me quedó más que esperar debajo de un pequeño techo de un local que cerrado estaba;
Respirando fuertemente, y frotando mis manos para calmar el frío,
Percibía como las gotas de agua me acariciaban la cara,
Y fue en ese preciso instante en el que me sentí observaba,
Levante la mirada lentamente y sin tener que buscar nada,
Lo encontré.


La lluvia sonorizaba el momento,
El tiempo empezó a correr más lento,
No habían palabras, ni gestos, solo miradas.
Miradas que nutrieron recuerdos,
Recuerdos que había sepultado,
Para no tener que cargar con más peso.

Se acercó sin decir nada,
Y con cara de nostalgia, me abrazó como si no hubiera un mañana,
Me apretó fuerte, lo recuerdo muy bien,
Yo no pude abrazarlo, no sé por qué,
Mis brazos erguidos seguían, mientras el suspiraba por mi mejilla.

Aun no estoy segura si el abrazo fue demasiado largo,
O el tiempo pasaba despacio,
Cuando finalmente sus brazos me soltaron,
Volví a mirarlo fijamente a los ojos,
Sentí cómo se quebraba por dentro,
Conteniéndose las ganas de llorar,
Forzó una sonrisa, que lo motivaron a volver a abrazar
A esa niña tan distinta y fría de lo que él conocía,
Era yo, la misma chica,
Luego de varios inviernos en soledad,
Donde aprendí a no extrañarlo nunca más.


Yo no sabía cómo actuar,
Mi reacción había sido observar y analizar,
Pero fue en el segundo abrazo cuando sus labios tocaron mi mejilla,
Una y otra vez,
Realmente no sabía qué hacer,
Que en ese momento solo ojos cerré,
Empecé a percibir nuestros cuerpos mojados juntarse una vez más,
Una última vez más.
Y fue ahí,
En ese momento en el que recordé la palabra “final”,
Cuando suave y sutilmente besé su cuello, como despedida
Como alternativa,
Como lo único que de mí conseguiría.
Percibí su aroma en ese sencillo beso,
Ese fiel aroma que me había acompañado durante largo tiempo,
Que ya había olvidado, y definitivamente no quería recuperarlo,
Me solté de sus brazos, y no podía dejar de mirarlo con odio
Con rencor, con ganas de no tenerlo enfrente de nuevo.
Fue en ese momento en el que mi mano tomó
Y con palabras que inesperadamente salieron de su boca, el me afirmó:
‘Te quise y te quiero demasiado’.


La lluvia ayudó para que no existieran silencios incómodos,
No sé si él esperaba un ‘yo también’ como respuesta,
No entendía bien nuestro momento si quiera,
Y sin responder ni decir nada,
Sólo empecé a alejarme lentamente,
Paso a paso, retrocediendo del lugar,
Sentíamos como nuestras manos se iban sosteniendo hasta el final,
Faltando un paso más para separarnos,
Me pregunta: ¿Nos veremos mañana?,


Sin mirar atrás, sólo caminé
Y en mi mente pude responder:
Nos veremos cada vez que observes la lluvia correr. 

lunes, 5 de octubre de 2015

Ahora sí

Ha pasado bastante tiempo,
Que ya hace mucho que no te siento.
A pesar de las profundas heridas
Que marcamos en nuestro trayecto.

Tantas preguntas sin respuesta,
Que he ido respondiendo con el tiempo,
Lentamente fueron desapareciendo
Dejando de ser mí tormento.

Nuestro silencio se me hizo eterno,
Pero definitivamente era lo mejor para ambos,
Un distanciamiento necesario
Para cuando dos personas se hacen daño.

Huyendo de esos malos momentos construidos,
Fui levantándome a lo largo del camino,
Entendiendo lo hermosa que es la vida,
Cuando se está con uno mismo.

Agradezco la sabiduría que he adquirido
Siempre lo vi como algo positivo
Personalmente puedo sentir lo mucho que he crecido,
A través de la experiencia de nuestro recorrido.

Dicen que el tiempo cura las heridas,
Pero hay cicatrices que marcan de por vida,
Mi corazón valiente empezaba a latir insistente
Era hermoso el poder enamorarme nuevamente.

Viviendo algo real y al mismo tiempo mágico,
He vuelto a creer en el amor,
Cosa que recalcabas,
Que jamás pasaría entre los dos.

Ahora sí
Me das tu mejor sonrisa y te acercas a mí,
Ahora que me ves muy bien sin ti
Es cuando más te ha preocupado mi buen vivir.

Sabía que llegaría el día en el que me buscarías
Porque lo mejor de mí te lo entregué cada día,
Pero también sabía que ese día sería muy tarde,
Y yo ya no te volvería a ver como antes.

Ahora sí
Puedo verte a los ojos sin derrumbarme,
Ahora que soy más fuerte
Puedo decirlo firmemente…

Ahora sí,
Ya no siento nada por ti.


miércoles, 9 de septiembre de 2015

Hermoso ser de luz

Hermoso ser de luz
Que llegó a mi vida cuando había oscuridad
Refugiándome en sus brazos
Y mostrándome otra realidad.

Atrapada en su mirada me quiero quedar,
No solo ahora, sino toda una eternidad.

Escucho su voz cuando no está,
Me susurra cosas lindas que me logran motivar.

Sueño con él noche y día,
Puedo sentir su presencia junto a la mía.
Disfrutando del aroma de su piel,
Solo deseando poder estar de nuevo junto a él.

Lo abrazo en mi mente,
No quiero verlo marchar,
Mi hermoso ser de luz,
No me vayas a fallar.