lunes, 6 de enero de 2014

Sumisa de su sensualidad

Altos – bajos
Ricos - pobres
Desde el más religioso hasta el más ateo la desea en su cama.
Barbudo, con bigote o rasurado; igual la quieres a tu lado.
No importa la edad; podrías ser puberto, adulto, padre o hasta abuelo pero no puedes dejar de ver sus muslos traseros.

Ella tiene algo que te envenena de lujuria
Que te ata en su locura
Llegando a tu lado oscuro donde se cumplen las fantasías.
Sexo
Sexo
Y más sexo
¿Es un pecado o una bendición?
¡Sentir deseo o no!
No importa tu opinión
Ella solo luce de rojo
Porque le queda bien
No porque necesite de tu piel.

El carnívoro y el vegetariano
Comen carne a la final
A lo que le llamamos
Placer carnal
Placer  que se puede dar y recibir
Que te hace más que feliz.
Felicidad momentánea
Felicidad eterna
Felicidad ficticia

Ella no logra estar sola, a pesar de su soledad.
La tocas, te toca, pero ella quiere más.
Más
Más
Dale más
Observa más allá
Existe un corazón noble
Aunque mal herido desde la pubertad
Sabe hacer muchas cosas
Sin embargo no ha logrado alcanzar un corazón
Ya que el fondo solo quieren quitarle el calzón.

No la llames golfa, zorra, puta, o lo que quieras tu pensar
Ella al fin y al cabo solo quiere respirar
Rellenar un vacío sin final

Abogados, doctores, arquitectos, ingenieros, comerciantes, taxistas, etc.
Todos necesitan una parte de ella
Just sex dijo el último que le hizo el “amor”
Ella ya no llora
Porque ya se acostumbró.

Sumisa de su sensualidad
Así la llamo yo
Donde su apariencia física
La ha ido llevado lentamente
A las puertas del infierno
Lo ha perdido todo
Ya no le queda más nada
Ni su nombre
Ni su amor propio
Simplemente NADA.


Hoy día decidió acabar con ese tormento
Encontrando el camino correcto para poder sobrevivir
Irónicamente...
Lo único que le quedaba era morir.

she dies