miércoles, 3 de abril de 2013

Mirandolina *Guayaca*


*Antes de leer la obra me gustaría informar que escogí un personaje de Carlo Goldoni, para realizar una adaptación de cómo trasladar una obra de 1752 a una realidad de la actualidad que sucede en la ciudad de Guayaquil, a través de un monólogo.*

De día.
En la mini sala de la suite del hotel de Mirandolina. Escenografía: Sofá, Mesita, cuadro, Flores, y regalos.
Maquillaje: sombra café en los ojos, no muy fuerte el color de los labios, y cabello suelto.
Vestuario: sandalias altas de color café, una licra y una camisa café.
Accesorios: Bincha de cabello, celular, cartera, y joyas.


(Cierra la puerta entra a la escena con la cartera, una caja y un ramo de flores, abre la cortina y empieza hablar)

Mirandolina: Uy, con lo que me dijo este man… quien diría, el gran tenista Nicolas Lapentti es capaz de casarse conmigo! Lástima que tiene un pequeñísimo problema, Yo no lo querría.

(Se sienta y deja la cartera en la mesita, observa los regalos y suspira) Cuantos Hombres llegan a este Hotel y se enamoran de mí, todos hechos los perros tratando de conquistarme,  con excepción de este tal Daniel Noboa, tirado a salvaje como un oso, tratándome de una manera tan inaceptable. Es el primer huésped que llega aquí y no se babea por mí.

No pretendo que todos se enamoren de mi, pero.. venir a tratarme de esa manera me enfurece, ¿acaso le tiene odio a las mujeres? ¿Que no tiene madre o hermana? Ja, Pobre idiota, No ha encontrado todavía a una mujer que sepa dominarlo. Pero la encontrará, y aprenderá la lección, es más.. Empiezo a creer que ya la encontró. A esos hombres que son tirados a muy alzados, ¡A esos son los que me gustan domesticar! Porque los que están ahí, ahí y ahí jodiendo (moviendo la mano en puño), de esos me aburro rápido.

(Observa la cajita de regalo que llevaba en la mano) El dinero no es lo que quiero, ni me interesa en lo absoluto. Todo lo que realmente busco es ser admirada y adorada. ¡Esa es mi debilidad! Y de la mayoría de mujeres. En casarme ni pienso, aun falta mucho para eso, estoy muy joven y la soltería me viene bien, puedo disfrutar de mi libertad saliendo y haciendo lo que me da la gana, sin rendirle cuentas a nadie. A todos los hago bobos pero yo, no me enamoro de nadie. Es hora de sacar la cara por las mujeres y eliminar a todos esos patanes que son enemigos de nosotras, si no lo hago yo, nadie más lo hará.

Veamos que tenemos por aquí (Abre un regalo de Nicolás, se impresiona de ver el valor del regalo, más le sale una sonrisa burlona y dice) ¿Que cree que con su dinero puede enamorarme? Que ingenuo que es. (deja el anillo sobre la mesa) si supiera que mi propósito ahora es enamorar a Daniel y no pienso cambiar el placer de cumplir mi plan por un par de joyas. (se arregla el cabello con una bincha) Podría decirle a una amiga mía que se encargue de distraer a Nicolás. Solo así me dejará tranquila y podre estar tiempo completo para dedicarme a Daniel. Eso sí, esta jodido el tipo, quien puede resistirse a una mujer que le dedique tiempo completo, que le pase dando la razón y complaciéndolo en todo?.. NADIE!

Ya sé a que amiga pedirle ese favor (Busca en su cartera su celular, le escribe a su amiga para que distraiga a Daniel, deja el celular sobre la mesa diciendo) Ojalá lea rápido el mensaje esa pelada (se coloca en una posición cómoda en la silla)

Pero después de todo este juego, ya cuando Daniel este en la palma de mi mano y sea capaz de cualquier estupidez por mi, que su amor sea publicado hasta en la prensa rosa, y después dejarlo tirado como perro faldero, para que todo el país se enteré que tuvo su merecido.

(Vuelve abrir su cartera, busca un brillo labial, se lo pone)  después de todo puedo estar quedando como la mala y mi reputación podría arruinarse, necesitaría tener un hombre de respaldo, alguien que me sea verdaderamente útil.

(Busca unas gafas en su cartera y no las encuentra) chuta donde habré dejado esas gafas, que tontera, justo cuando quiero salir no encuentro mis malditas gafas, después me coge el trafico terrible y con este sol de mierda es imposible salir sin gafas. Tendré que llamar a Pancho para que me preste unas de él, seguramente vendrá volando a dejármelas, siempre tan servicial el muchacho, se acaba de graduar en la mejor escuela de gestión hotelera en Suiza, anda tirado a pelucón pero es muy humilde, eso es bueno, resulta conveniente de cierto punto. 

(Coge el celular y mientras marca el número de Pancho dice:) Aish, aun no me acostumbro a esto de ponerle el 9 a todos los contactos.(Contesta Pancho) Aló? Panchito, amigo querido, hazme un please! Préstame unas gafas…. no seas malito, es que estoy de salida y necesito unas de urgencia, pero procura que no sean nada varoniles, escoge la mas gay que tengas, recuerda que es para mí, chuta pero no te demores, en 5 espero que estés abajo.. Repito, en 5..Chao! (Se despide de manera cortante y burlona)

Solo me sirve mi buen panita fiel Francisco. Él pone las manos al fuego por mí sin duda alguna, debería darle chance de estar conmigo, eso ayudaría a mantener mi reputación intacta después de todo, pero no sería algo serio, porque yo no lo amo…

(Observa las joyas de la mesa y coge un anillo) pero.. Si me caso con el, tendría a mi bobo útil a mi disposición, que de paso me ayudaría en el hotel, y no me perjudicaría en mi libertad en lo más mínimo pues es un tipo manejable. Ya casada será más fácil ahuyentar al resto de pretendientes.. (se detiene a pensar) 

¡No más regalos! (tira las joyas de la mesa) que se jodan, que recuerden  todo lo que les hice para que reflexionen, y mas les vale que hallan aprendido y no caigan en las redes de otra sabida como yo. (Simular que le avisa un empleado que Pancho esta abajo esperándola) ¿ya esta abajo? ¿Tan rápido?, (mientras coge su cartera y se levanta del sofá, se acomoda la ropa y dice:) Así me gusta Después de todo Pancho, será mi marido!         

*FIN*