lunes, 8 de abril de 2013

Imagina una vida


Imagina una vida sin colores, imagina lo aburrido y monótono que sería; todo absolutamente todo a escala de grises. Por más maravilloso y complejo que sea el paisaje, se elimina cada color, que va siendo reemplazado por blanco y negro.
Imagina una vida sin música, que solo exista una melodía, de 3 notas y 4 tiempos; la única que podríamos escuchar una y otra vez,  ya que los sonidos serían escasos.
Imagina una vida sin sentimientos, ni alegrías ni tristezas, ni amor ni desamor, simplemente existir, sin un propósito alguno, solo existir.
Imagina una vida sin variedad de razas, si no que todos seamos exactamente iguales, y pensemos de manera similar.

Imagina...

Seguramente no te ha gustado imaginarlo, 
seguramente no ha sido la mejor lectura, 
seguramente te quejas de la vida, 
seguramente no aprecias lo que te rodea, 
seguramente ignoras la ciencia o la religión, 
seguramente ignoras a tu familia, 
seguramente críticas al que es diferente, 
seguramente ignoras tu país, 
seguramente ignoras a la naturaleza que poco a poco se consume, 
seguramente ignoras cada detalle de la vida sin darte cuenta lo perfectos que somos.

Dejemos de imaginar y volvamos a la vida real, pero esta vez empieza a valorar.